Blog Naming

Naming paso a paso: construye una marca memorable

¡Enhorabuena! Has tenido una idea increíble y todo está listo para lanzar tu nueva marca… ¿ya sabes cómo le vas a llamar? Está claro que no puede ser un nombre cualquiera ni elegido al azar. ¡Tu marca se merece un nombre que la identifique solo con oírlo! Por eso, desde Sr Potato te acompañamos paso a paso para bautizarla y buscar un naming que triunfe.

¿Qué es el naming? Se trata del conjunto de pautas para nombrar una marca. Por ello, es una pieza más del engranaje para construir la identidad de la marca y posicionarla en el mercado, donde se combina estrategia, análisis y creatividad.

Charlie Chaplin Everytime GIF by Maudit - Find & Share on GIPHY

Lo que bien empieza, bien acaba

En primer lugar, hay que tener presente los valores de tu marca para que exista una coherencia entre estos y el nombre. También te interesa echar un vistazo a tu competencia. ¡Ojo, no estamos diciendo que les copies! Sino que sepas qué hacen y así poder encontrar ese «algo» que hace tu marca diferente.

¡No sin mi brainstorming!

Ahora toca apuntar las palabras que se te ocurran y relaciones con tu marca. ¿No te viene nada? Puedes usar generadores de palabras aleatorios y, de este modo, encontrar palabras que te puedan inspirar.

5 tipos de naming para inspirarte

Una vez tengas una buena lista de palabras, es el momento de trabajarlas. Para ello, aquí tienes una guía para la formación de nombres:

  1. Descriptivos: definen claramente el producto, incluso en forma de onomatopeyas como las chocolatinas Crunch (crujiente) y siglas o acrónimos, como KFC o LEGO.
  2. Evocativos: se parte de una raíz relacionada con la marca y se modifica creando un neologismo. Por ejemplo: Twitter viene de tweet (piar).
  3. Abstractos: surgen por asociación y describen el producto de forma conceptual. Pueden resultar menos comprensibles, pero a la vez más universales. Por ejemplo: Lexus para automóviles de lujo.
  4. Topónimos y patronímicos: la marca puede llevar el nombre de un lugar, si tiene alcance local, o del mismo fundador, respectivamente. Por ejemplo: la Caja Rural de Cuenca y Carolina Herrera.
  5. Juegos de palabras: puedes mezclar varias palabras y crear un nombre divertido o ingenioso que no pase desapercibido. ¡El mundo pertenece a los valientes!

Fase eliminatoria: características

Sabiendo todas las posibilidades y con más candidatos en la lista, ha llegado el momento de filtrar, descartar y quedarte con los que cumplan las siguientes características:

  1. En primer lugar, busca que sea sonoro y legible;
  2. Sencillo, breve y fácil de pronunciar;
  3. Libre de connotaciones negativas y malas interpretaciones;
  4. Flexible y adaptable a las distintas novedades que puedan ir surgiendo Ejemplo: iPhone utiliza la «i» para iPad, iPod, etc.;
  5. Atemporal: hay palabras que pasan de moda y se olvidan. Sin embargo, no lo descartes si tu marca está relacionada con una época concreta, sea victoriana u ochentera y que «mole cantidubi»;
  6. Universal: si tu intención es llegar al mercado internacional se puede optar por términos en inglés o más conceptuales; y
  7. Finalmente, y aunque resulte obvio, asegúrate que no esté pillado ya. Si es el caso, elige otro, vuelve al punto uno, ¡y repite los pasos!
Decisions Decide GIF - Find & Share on GIPHY

¿Todavía tienes varios finalistas? Sube tus tres favoritos al podio, somételo a votación o consúltalo con la almohada, ¡y encuentra a tu ganador! Desde Sr Potato, te ayudamos para que tu marca se lleve la medalla de oro del mercado. ¡Ahora te toca a ti!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *