Patatas Para Limpiar

¿Sabías qué la patata es una buenísima aliada para limpiar la casa?

No es nada nuevo afirmar que la patata, además de ser un alimento delicioso, tiene multitud de propiedades beneficiosas para nuestra alimentación y salud. Pero lo que quizá no sepas es que no solo podemos aprovechar la patata en purés, guisos, tortillas y un largo etcétera de recetas, sino que también puede ser una gran aliada a la hora de limpiar la casa. Sr.Potato te va a explicar varios trucos con patatas para limpiar que segurísimo te van a sorprender.

Trucos con patatas para limpiar la casa

Patatas para limpiar espejos: parte una patata cruda por la mitad y frota el espejo. Luego pasa un trapo de algodón empapado en vinagre blanco un poco diluido. Finalmente seca con un paño seco y voilá… tu espejo lucirá como nuevo.

Patatas para limpiar el rallador de cocina: ¿cuántas veces has rallado queso o limón y los restos se han quedado pegados, secos e incrustados en los agujeritos? Ralla una patata cruda al final, arrastrarás todos estos restos de alimentos y tu rallador quedará como nuevo.

Patatas para limpiar baldosas y azulejos: si el suelo de tu cocina o baño ya no brilla como antes, no lo des todo por perdido. Tienes que probar este truco: cuece patatas y utiliza el agua de la cocción para frotar el suelo (mejor con un cepillo de cerdas). Luego aclara con agua limpia y fregona. ¡Los resultados son increíbles!

Patatas para limpiar el fregadero de acero inoxidable: el agua de cocción de las patatas también es muy efectivo para que el fregadero recupere su brillo y luzca como nuevo.

Patatas para limpiar el horno: qué pereza da limpiar el horno, ¿verdad? La próxima vez que peles patatas, guarda las pieles. Extiéndelas en la bandeja del horno y enciende el electrodoméstico. Los vapores que emanan de estas cortezas reblandecerán los restos pegados a las paredes del horno. Solo tendrás que pasar una bayeta húmeda y ¡listo!

Patatas para limpiar cacerolas quemadas: no tires esa cacerola de acero inoxidable con restos negros que parecen imposibles de eliminar. Utiliza una patata cruda partida por la mitad y frota. Después enjuaga con agua tibia y seca con un paño. No te arrepentirás de haberle dado una segunda oportunidad.

Patatas para limpiar puertas blancas: ¡qué bonitas son las puertas blancas! y… ¡qué sucias también! Para quitar las antiestéticas huellas de los dedos que rápidamente se ven, nada mejor que frotar media patata cruda por su superficie. Rápido, fácil y efectivo.

¿Qué te han parecido estos trucos con patatas para limpiar la casa? ¿Conoces algún truco más que quieras compartir con nosotros?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *