6 FB

La magia de la pintura y la fotografía al alcance de todos ;)

¡Muy buenas potateros! Sé que es martes, sé que es duro, lo sé. Sé que oír hablar de planes de fin de semana puede resultar algo cruel teniendo en cuenta que quedan más de tres días para que llegue el ansiado viernes (por la tarde, para los más afortunados). También sé que alguien dijo una vez que no es malo vivir de ilusiones y teniendo esto último muy muy en cuenta he decidido traeros para este post algunos planes de fin de semana interesantes y que no os dejarán indiferente, eso seguro. ¡Algo habrá que hacer para contrarrestar todo el estrés laboral de la semana! ¡Ahí va potateros!

Para los amantes de la pintura y la fotografía (entre los que me encuentro) os recomendaría que no dejaseis pasar las dos exposiciones más recientes de la fundación Mapfre dedicadas Josef Koudelka y a Pierre Bonnard. Personalmente, os recomiendo que comencéis por Koudelka, ya que es más extensa e intensa, y continuar con la de Bonnard, que es un poco más ligera y amena. Ambas gozan de un excepcional montaje expositivo y variedad de piezas, algunas de ellas nunca vistas anteriormente.

De Koudelka destacaría la fuerza, crudeza e intensidad en cada fotografía. El retrato, cargado de expresividad emocional (en su colección dedicada a los gitanos) y fiel de una situación social desquebrajada y decadente. Es una fotografía concisa, muy contrastada y llena de texturas, en la que los objetos e individuos retratados llegan a convertirse en composiciones abstractas.

Pocas palabras bastan para hablar de Bonnard, maestro del color y la composición. Recorrer la exposición es como adentrarse en un mundo de sensaciones y emociones. Personalmente, lo más fascinante es poder ver a través de los ojos del pintor esa percepción de una realidad en la que la forma se desdibuja, deja de cobrar importancia para dársela al color. Cada composición es diferente del resto y particular, es una emocionante “borrachera” de diferentes vibraciones cromáticas que llega al corazón.

Personalmente disfruté ambas exposiciones muchísimo, considero que es una oportunidad única ya que muchas de las piezas no habían sido expuestas anteriormente. ¡Ah! Y casi se me olvida, ambas son gratis. ¿Qué más se puede pedir? ¡Llenemos nuestra patata de cosas buenas como estas!

This Post Has One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *