Las Agencias De Marketing Digital Frente Al COVID19

¿Cómo puede sobrevivir al COVID19 una Agencia de Marketing Digital?

En Sr. Potato, agencia de marketing digital, estábamos convencidos de que este iba a ser nuestro año, ya que veníamos de ser la agencia independiente más premiada en 2019, contábamos con una cartera de clientes estable y en continuo crecimiento, así como con un equipo humano perfectamente cohesionado y formado en nuestra metodología de trabajo… pero la irrupción en nuestro país de la pandemia provocada por el COVID19 ha supuesto una disrupción absoluta de la vida social y económica a la que estábamos acostumbrados. Los cambios han sido tan rápidos y amplios que incluso han variado los hábitos de consumo y uso de las redes sociales y otras plataformas digitales de los potenciales clientes que suelen interactuar con las diferentes marcas que gestionamos, obligando a cancelar o posponer bastantes proyectos, en espera de la vuelta a la normalidad.

Esta crisis supone una serie de retos para cualquier agencia de marketing digital, pero también una oportunidad para implementar una batería de mejoras con el objetivo de superar la actual situación y emerger de la misma reforzados, más dinámicos y con un posicionamiento en el mercado que nos permita recuperar la situación empresarial en la que nos encontrábamos en febrero de este año. Para ello, hemos empleado la misma metodología que cuando diseñamos una estrategia de marketing y comunicación para nuestros clientes y que se basa en tres pasos:

Análisis

Las noticias que nos llegaban a partir de enero desde China, Italia u otros países permitían anticipar que nos podíamos encontrar una situación similar a la que estamos viviendo actualmente. Por ello, nos centramos en dos aspectos diferentes: ver cómo debía una agencia de marketing digital como la nuestra enfrentarse a los retos por venir y analizar el impacto que la aún no declarada pandemia podía tener sobre nuestros clientes, analizando qué podíamos aportar desde el ámbito del marketing y la comunicación para ayudar a estos a superar la situación. También realizamos un estudio de nuestra situación contable y cómo podía verse afectada en los próximos meses por los efectos derivados del COVID19.

Planificación

Con todos los datos y casos de estudio acumulados en la fase previa, procedimos a rediseñar nuestra metodología de trabajo para garantizar la seguridad de nuestro equipo y la calidad del trabajo que realizamos para nuestros clientes. No fue sencillo, en gran parte debido a la desinformación y cambios constantes en las recomendaciones oficiales que se producían en ese momento, pero aún así, pudimos acelerar los avances en digitalización que ya estábamos realizando para modernizar la agencia e implementar un protocolo de teletrabajo que nos permitió cerrar físicamente la oficina y enviar a nuestros trabajadores a sus casas días antes de que se decretase el estado de alarma.

También realizamos un estudio específico de la situación y estrategia de comunicación habitual de nuestros clientes para proponerles mejoras de cara a la gestión de sus acciones comunicación y marketing durante la pandemia. Como muchos de nuestros clientes pertenecen al sector turístico e iban a verse incapacitados para comercializar sus productos y servicios, en muchos casos optamos por poner el foco durante estos meses en el branding y la responsabilidad social corporativa (RSC). Cambiamos nuestros objetivos de conversiones y ventas por otros de posicionamiento de marca y engagement con los usuarios, con la idea de reforzar lazos con nuestros clientes potenciales y situarnos en su top of mind para cuando la vuelta a una “normalidad” más o menos estable les hiciese pensar en planificar sus vacaciones. También hemos trabajado mucho en contenidos interactivos que nos permitiesen acompañar a los usuarios en su confinamiento, ofreciéndoles información, ánimo y (algo muy importante en ese contexto) y entretenimiento.

Ejecución

Una vez implementados los nuevos protocolos y soluciones técnicas, nos pusimos manos a la obra y seguimos manteniendo una actividad digital acorde a cada momento de la pandemia (para lo que contamos con comités de crisis establecidos con nuestros diferentes clientes para el seguimiento de la crisis). Para mantener un flujo de trabajo estable, optamos en la mayoría de los casos por soluciones tecnológicas accesibles y que ya empleaban nuestros clientes (como WhatsApp o Telegram), lo que nos permitió reducir la curva de aprendizaje y lo problemas técnicos, centrándonos en lo realmente importante: la operatividad.  

Con nuestros empelados seguimos una estrategia similar, añadiendo una “cantina virtual” para compartir cuestiones no relacionadas directamente con el trabajo y seguir manteniendo (dentro de lo posible, dadas las circunstancias) el buen rollo y la convivencia a la que estábamos acostumbrados en nuestras oficinas. También establecimos un protocolo de seguimiento y control para evaluar el desempeño de nuestro equipo, acompañándoles y ayudándolos, profesional y personalmente, cuando era necesario. Ofreciéndoles además, como complemento, un programa de formación digital de carácter voluntario que les permitiese estar entretenidos y salir de la crisis mejor posicionados a nivel profesional.

¿Qué resultados obtuvimos como agencia de marketing digital?

Esto es lo que hicimos, pero ahora toca hablar de los resultados obtenidos. Aunque es cierto que hemos reducido nuestra facturación, como la mayoría de las agencias de marketing digital de España, no sólo hemos retenido al 90% de nuestros clientes, sino que hemos reforzado nuestra vinculación con ellos. Hemos aumentado en algunos casos nuestra facturación de forma transversal (mediante la producción de nuevos contenidos audiovisuales fuera de fee, por ejemplo) y salimos del estado de alarma con unas cuentas saneadas que nos han permitido no depender de la financiación externa. Además, contamos con una planificación financiera hasta finales de año que incluye el lanzamiento de nuevos proyectos, que hemos ido preparando estos meses.

En el campo de los recursos humanos, hemos tenido que hacer ajustes en la plantilla (supongo que como muchas de las demás agencias de marketing), pero hemos aprovechado los protocolos de evaluación anteriormente citados para decidir la reestructuración de la plantilla en base a criterios de rendimiento profesional e implicación con el proyecto, por encima de los puramente económicos (en incluso hemos realizado alguna incorporación durante el período de crisis). Todo esto nos ha permitido afrontar la nueva fase que comenzaba hace unos días con un equipo más reducido, pero mucho mejor formado, cohesionado y motivado, donde la proactividad, la creatividad y la flexibilidad son los valores que nos permitirán ayudar a nuestros clientes a mejorar su situación y recuperar los volúmenes de negocio previos a la crisis.

Y esto ha sido todo amigos, en Sr.Potato, agencia de marketing en Madrid, cuidamos todo al detalle y nos esforzamos por ir un paso adelante de las tendencias del sector . Si quieres saber más sobre marketing digital o sobre nuestros proyectos… ¡No dudes en leer nuestros posts! 🖤

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *