Packaging Japones

Sumérgete en la locura del packaging japonés

Apetecibles o no, las golosinas japonesas llaman la atención de cualquiera…

¡Por su envoltorio!

Aunque no seas un forofo del manga o el anime, seguro, segurísimo, que has visto algún que otro capítulo de la serie de animación «Shin Chan». Seguro que has escuchado los gritos de su madre regañándole, o al propio Shin Chan comiendo sus galletas favoritas, cuyo característico envoltorio –también denominado packaging– de dinosaurios no pasaría desapercibido si nos lo encontrásemos en cualquiera de nuestros supermercados.

scsnack

Ahora imaginemos que es así; que encontramos una caja de galletas de Shin Chan en medio de la sección de alimentación, y no sólo eso, sino que, además, está rodeada de cientos y cientos de paquetes de todos los tamaños y colores existentes, brillantes colores que nunca antes habías visto en el packaging de ningún otro producto español, o incluso europeo.

¡Felicidades! Si te lo has imaginado, acabas de viajar a Japón.

tumblr_static_btv42ayuy9cs48ck48w4k8sso

La relación entre diseño, packaging y estrategia japonés

El pasado mes tuve la suerte de hacerlo yo también, y es por ello que he tenido la oportunidad de recolectar una buena parte de estos «packaging psicodélicos» que he descrito antes. En este blog os mostraré mis preferidos, o los que, por una razón u otra, creo que merece la pena enseñar. El motivo de todo esto es analizar las grandes diferencias que hay entre nuestros diseños de packaging de alimentos, más concretamente dulces y chucherías, y los de Japón. ¿Por qué es así? ¿Por qué los japoneses insisten en mezclar el rojo más estridente con el rosa más brillante, o diseñar todo un conjunto de criaturas extrañas sólo para envolver un chicle? Creo que es una cuestión que todos deberíamos plantearnos, si nos interesa el mundo del diseño y el packaging, puesto que nos abrirá un gran abanico de posibilidades y muy diferentes formas de pensar a la hora de diseñar para las masas.

tokyo-treat-february-2016-1720110601-japanese-candy-chewy-primary-thumb-625xauto-163358

Japón es uno de los países más capitalistas del mundo, y no sólo eso, sino que es uno de los países con mayor densidad de población, lo que implica una enorme cantidad de marcas y empresas que deben competir entre ellas para conseguir los mayores beneficios posibles. De esta forma, si en España contamos con diez marcas de papel higiénico, por ejemplo, en Japón existirán el triple. ¿Cuál es la estrategia que ha decidido seguir la industria de los dulces más concretamente? Desde mi punto de vista, se podría resumir en una frase: «aquello a donde antes vayan los ojos, será lo que el consumidor escoja». Pensándolo bien, quizás tenga a su vez relación con el agotador ritmo de vida japonés, en el cual apenas tienen tiempo de pensar cuál marca es más barata o mejor que otra –en definitiva, no son como la mayoría de nosotros, que podríamos estar horas buscando la mejor oferta en diferentes supermercados o tiendas–. Visto de esta forma, ¿qué forma más rápida hay para elegir entre cientos de opciones que la de «compra lo que primero te entre por los ojos»?

El miedo a romper las reglas

De cualquier forma, todo diseño novedoso, por exagerado o loco que sea, tiene una serie de estructuras o pensamientos detrás, además de originalidad, y, en el caso de muchos ejemplos de packaging japonés, audacia –siendo esto último, desde mi punto de vista, la gran diferencia entre los diseños japoneses y los españoles–. El valor para romper con lo establecido, el valor para hacer las cosas «a lo loco» o darles la vuelta, utilizar la ironía o la comedia para publicitar algo contrario a ella –como es el ejemplo de los anuncios televisivos japoneses, en los cuales son capaces incluso de hacer una parodia para un spot de un producto de higiene íntima femenina–.

KPP-wallpaper-kyary-pamyu-pamyu-E3-81-8D-E3-82-83-E3-82-8A-E3-83-BC-E3-81-B1-E3-81-BF-E3-82-85-E3-81-B1-E3-81-BF-E3-82-85-33845992-1280-720

Incluso la famosa ídolo japonesa, Kyary Pamyu Pamyu, reconocida mundialmente por representar el término «kawaii», no tiene miedo de mostrar su cara más «derp».

Dicho todo esto, llegamos a la conclusión de mi entrada de blog: en España nos queda mucho camino por recorrer en lo que respecta a diseño gráfico; una de las evidencias está en los packagings. Si nos fijamos en el de cualquier marca blanca española en comparación con una japonesa, la diferencia será más que evidente. ¿Cuándo nos atreveremos a romper las reglas? ¿Falta mucho para ver un brick de horchata con dibujos de elefantes voladores o con el logotipo de la marca en tipografía Matrix?

Japan-Candy-Box_2015-10_01

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *