Amanda BLOG

Pensamiento Creativo

Las empresas innovadoras no son aquellas a las que se les ocurre algo una vez y luego se dedican a descansar. Las empresas innovadoras son aquellas que generan, desarrollan e implementan ideas constantemente. No siempre con el mismo grado de innovación pero sí con la firme voluntad de estar en movimiento. Como agencia de Marketing Digital en Madrid, Sr. Potato comparte esa idea.

Para conseguirlo es necesaria continuidad, esfuerzo y sobretodo el entrenamiento constante de la creatividad.

 

El pensamiento creativo supone ver las cosas de otro modo, pensar más allá de lo convencional y cuestionar la forma en que tradicionalmente nos enfrentaríamos a un problema o a una cuestión, para, a partir de allí, lograr una solución satisfactoria y novedosa.

Este tipo de pensamiento puede no parecer muy importante en primera instancia, pero el desarrollo de la creatividad es una aptitud que ayuda al desarrollo de los niños permitiéndoles expresarse por sí mismos y desarrolla su pensamiento abstracto. El pensamiento creativo nos ayuda a la resolución de problemas y a relacionarnos con nuestro entorno a lo largo de la vida.

El pensamiento creativo se puede incentivar, aprender y desarrollar mediante un conjunto de técnicas y ejercicios, y puede ser aplicado en campos tan dispares de la actividad humana como la gerencia empresarial, la publicidad, agencias de marketing, la creación artística, la innovación tecnológica, la gestión política o la propia vida doméstica.

 

Encontramos diversos procesos para pensar creativamente o técnicas para ayudarnos a desarrollar nuestro pensamiento creativo, a continuación recopilado algunas de las que me resultan más prácticas o interesantes:

Lluvia de ideas

La lluvia de ideas consiste en reunir a un grupo de personas que por turnos dirán sus ideas para solucionar algún problema. Para hacer este proceso adecuadamente hay que cumplir con estos principios:

  • Todo el mundo tiene puede tener una opinión diferente.
  • Todas las ideas se valoraran con igualdad.
  • No se criticarán las ideas de otras personas.

El principio que sustenta la efectividad de la lluvia de ideas es que la mayoría de las ideas no son muy buenas y es por eso que la mejor manera de tener una buena idea es generar muchas ideas. Así vamos descartando las ideas poco prácticas e inapropiadas y quedarnos con las buenas.  El problema es que no hay una fórmula científica para el número de ideas que necesita generar para que demos con una buena, o una garantía de se podrá encontrar una a pesar de que generemos muchas.

Apuntar tus ideas.

Todos tenemos multitud de ideas durante el día, lo que pasa es que muchas veces no les hacemos caso. Muchas veces pensamos  que son ideas inútiles o conceptos vagos sin ningún interés, pero cuando desarrollas tu pensamiento creativo eso no importa.

No debe importarnos que cuando surja la idea o el pensamiento parezca ser una tontería. No importa que cuando pensemos algo no parezca ser lo mejor que se nos ha ocurrido nunca.

Los  pensamientos creativos de por si no son ni útiles ni pragmáticos,  son ideas nuevas.

Y es que la mejor forma de conseguir una de esas nuevas ideas, tener un pensamiento creativo,es la abundancia de ideas y raciocinios.

Cuantos más acumulamos, más material tenemos para trabajar posteriormente y más opciones para seguir desarrollando nuestro pensamiento creativo.

Cambia tu foco de atención

Para empezar a desarrollar nuestra creatividad es mucho más sencillo si empezamos con pensamientos pequeños porque normalmente, las grandes ideas no nacen de pensamientos muy amplios o muy abstractos. Suelen surgir de pensamientos más focalizados y de ideas muy detalladas.

Un pensamiento creativo muy pequeño puede evolucionar y producir resultados finales espectaculares.

Experimenta mentalmente

Se trata de que pienses de una forma alocada durante unos minutos.

Utiliza las ideas que has ido apuntando en tu libreta o las que se te ocurran en este preciso momento y cuestiónate: ¿Qué pasaría si…? Formula hipótesis con ellas.

Da igual si la idea es vaga, poco definida o a priori sin ninguna utilidad, si has pensado en ello por algo será y siempre es mejor hacer algo con un pensamiento que dejarlo en el olvido.

Muchas veces los grandes descubrimientos o las ideas geniales son fruto del azar, son fruto de probar una cosa nueva que nadie se podría imaginar.

El primer borrador

El primer borrador es una técnica para generar ideas comúnmente utilizada por los escritores, y es, básicamente, una forma de escritura libre centrada en un tema.

En el caso de los profesionales del marketing  y las agencias de publicidad, puede ayudar a focalizar las primeras etapas de un proyecto nuevo, ya que permite establecer tus conocimientos actuales y plasmar las primeras ideas sobre papel.

Partimos  del tema central y haremos lo siguiente:

  1. Escribimos todo lo que sabemos sobre el tema.
  2. Escribimos lo que no sabemos del tema, pero necesitamos o queremos
  3. Pensamos por qué este tema es importante.
  4. Agregamos cualquier otra cosa que nos llame la atención. Aquí tenemos la posibilidad de sacar a la luz todas las ideas que nos ronden por la cabeza.

El método del primer borrador permite plasmar por escrito todas nuestras ideas en relación con un tema, de modo que no debemos preocuparnos si tiene un aspecto desorganizado o inconexo. El objetivo es simplemente lograr superar ese bloqueo inicial que a menudo sienten los profesionales creativos en las primeras etapas de un proyecto nuevo.

 

Existen muchísimas técnicas y dinámicas para practicar el pensamiento creativo. Os animo a que investiguéis sobre el tema y pongáis en práctica algunas de ellas, en solitario, con amigos, familia o en el entorno laboral. No tenemos que olvidar que  la facultad de crear es intrínseca al ser humano y el pensamiento creativo es una capacidad que podemos entrenar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *